Tongo de reproches políticos en directo

Triste es la palabra que mejor define la pantomima a la que los candidatos europeos de las dos primeras formaciones políticas de nuestro país se dedicaron en la noche del pasado día 15. Un debate inexistente en el que con la ayuda de una amenazante moderadora se empeñaron en aparentar, lejos de la idea concebida por buena parte de los que nos dispusimos a escuchar las ideas de un programa pensado en ayudar a los españoles a salir de la crisis en la que nos encontramos, se mandaron continuas apreciaciones de diferente consideración sobre tiempos pasados.

La longevidad de la famosa herencia de Zapatero fue la principal cuestión con la que el candidato popular Sr. Cañete iba dilapidando la oportunidad de mostrar a los ciudadanos algo de coherencia, No es la mejor manera de debatir el mirar a una hoja repleta de reproches y flechas sin dirección propicia en análisis que nada aportan al presunto liderazgo buscado en la Unión Europa, ni la disculpa impertinente de expresar cierta dificultad a debatir del aborto con una mujer, realmente insensato argumento con el que intentar desacelerar la decadente imagen dada frente al televisor.

El ex presidente no dio la talla esperada por sus socios de partido y fue incapaz de pescar como acostumbra el favoritismo de la gente.  Inesperado panorama el que se le presenta a los populares cuando son incapaces de realizar un debate positivo para conseguir el voto sin más armas que criticar al anterior gobierno sin decir a cambio nada consecuente de lo que hacer en Europa.

Por parte socialista la Sra. Valenciano se lanzo a la arena sin más papel que el estudiado a conciencia, con cartas alusivas a los jóvenes sin futuro y agarrada al aborto como buena salida de punto a su contrincante. La inmigración, de la que la Sra. Valenciano dijo estar carente el programa del Partido Popular, evidenció una falta de argumentos suficientes para lanzar a la cara de su adversario un buen tema a debatir si realmente, este hubiera sido un debate como tal se define y no una velada respetuosa con tiempos innecesarios a temas alejados de la problemática social. No se puede llegar a un debate sin hacerlo y ser tan solo cómplices de una parodia ofensiva a los electores pero, aún así, es suficiente motivo para llegar a depositar nuestra esperanza en las urnas una vez sacadas unas conclusiones obvias.

Nada aprendíamos de la charla coloquial, ni tampoco supimos lo que piensan hacer si llegan al Parlamento Europeo y sin embargo, nos dejan de nuevo desnudos de la legitimidad de los demás candidatos en las otras formaciones para saber lo que estos piensan llevar a cabo.

Triste sí, pero también determinante por el simple hecho de volver a dar muestras de incapacidad, de estar alejados de la realidad ciudadana, de no ser consecuentes con la pobreza de numerosos colectivos sociales, de no aparentar la más mínima vergüenza para combatir la carencia de recursos en educación, empleo y, para colmo, estar contentos con lo que hicieron durante una hora en la que mantuvieron intactas sus posturas ideológicas. Votar sí, pero cuidado, si los que tenemos en casa no son capaces de mostrar nada bueno, los que terminen por representarnos tendrán que aprender las carencias de nuestro pueblo.

Juan Antonio Sánchez Campos

Comments are closed

FACEBOOK

TWITTER

ÚLTIMOS COMENTARIOS

    POST MÁS VISTOS

    SIGUENOS

    DOMICILIO SOCIAL

    ORGANIZACIÓN TERRITORIAL

    Canarias Ceuta Melilla Andalucia Castilla la Mancha Extremadura Madrid Baleares Murcia Comunidad Valenciana Cataluña Aragón La Navarra País Vasco Cantabria Asturias Castilla y León Galicia