Donald Trump será el huésped de la Casa Blanca

trampDonald Trump, el candidato electo americano y que pronto será el huésped de la Casa Blanca, por mucho que a su querida esposa Melania no le guste demasiado “vivir en pequeñas casas”, va dando puntadas a cada ocasión que se le presenta, un mensaje con duras críticas al revolucionario cubano fallecido y un serio aviso a su hermano Raúl, predecesor de sus ideas por más mesurado que pretenda hacer ver fuera de sus fronteras, en esas condiciones actuales el que ya es máximo mandatario de los Estados Unidos da un puñetazo en la mesa a favor del derecho fundamental de los cubanos, el avance hacía una sociedad hasta ahora apocada, varada en las medidas de un régimen poco consecuente con la diversidad y pluralidad de ideas dentro del país. Fidel ha fallecido, Raúl es Presidente pero la llave del avance la tiene Trump en las manos, sin una política que mire hacia adelante y un programa que evidencie medidas de avance a los cubanos y cubanas frenados por el “régimen de los Castro” esté cerrará el grifo abierto con anterioridad por su homólogo en La Habana y por su antecesor en Washington.

Tal vez ese marxismo leninismo, esa socialdemocracia o esa derecha conservadora sean menos dañinos que una ultra ideología venida de cualquiera de las partes, la vulneración de derechos es la clave para manejar ilegítimamente la política de un país, los valores sociales deben prevalecer siempre si queremos considerarnos integrantes de una democracia aparentemente progresista y avanzada; caer en la discriminación de partidos es hacer mal uso de las armas democráticas, tratar de manejar con mano dura a una sociedad que ya tuvo bastante con la dictadura pasada es hacer mal uso de un momento histórico, dejando tintes de supremacía dictatoriales en lugar de una apreciable y ejemplar enseñanza encomendada a servir de sustento de los valores sociales futuros.

No puede un país tapar sus vergüenzas o instaurar un toque de queda al progreso, la tapia del desconocimiento de las nuevas tecnologías, de la cultura o las normas sociales deben salir fuera de las fronteras, la interculturalidad es un arma eficaz de progreso, la instauración de normas que acoten cualquier tipo de renovación social a un país podríamos considerarlo una cadena que maniata la sociedad de ese país, que la hace esclava de unos deseos que no son lo que ella necesita y que ahoga las esperanzas de un crecimiento sostenido en el tiempo, de un manejo de los mercados y una escalada provechosa de recursos económicos con los que satisfacer a los colectivos, que deshará las fisuras de la desigualdad social y que atraerá progreso a las familias y riqueza a los gobiernos.

Que la responsabilidad de un partido político infectado de corrupción se salde en las urnas no se lo cree nadie, esas manifestaciones que he tenido que oír del ministro de Justicia, Rafael Catalá, me dejan absorto; unas palabras con las que quiere hacer coincidir plenamente a los ciudadanos y ciudadanas, dejando el campo libre para que todos los que a partir de ahora aparezcan como involucrados o involucradas en las listas de “investigados”, no aparezcan como carnaza judicial en los compromisos que el PP ha vuelto a adquirir, digo lo de a vuelto porque la política será la misma,

Estamos confeccionando con retales de sufrimiento un mundo peor cada día, las guerras asolan territorios devastados por los bombardeos, los niños sufren en muchos lugares del Planeta por culpa de las ansias de poder de los mayores y el capitalismo protege con murallas de dinero su complacencia con estos sucesos. Nada es permisible en un mundo avanzado de que esté pueda resultar anegado por la sangre inocente de los que huyen desnudos de recursos y repletos de dignidad en busca de un futuro mejor para ellos y los suyos; ante esta barbarie humana los gobiernos occidentales se muestran complacidos inyectándoles monedas a gobiernos periféricos para que frenen la llegada de inmigrantes a un continente europeo que comienza a dar muestras evidentes de flaqueza ante el complejo repunte de las naciones asiáticas o unos EEUU expectantes, como el resto del mundo, sobre lo que su nuevo Presidente será capaz de inducir o insuflar según dependa, a las economías mundiales.

Estamos destrozando el mundo, los altos niveles de polución nos convierten en hacedores de desechos a la naturaleza, al aire que respiramos y a la flora o fauna de la que el ser humano se alimenta desde comienzos de su existencia. Además, sin tratar de con ello mencionar la muerte demasiado, estamos acabando con las especies autóctonas, los animales, vertebrados, invertebrados, marinos, terrestres o de cualquier especie, comienzan a mutar según sus genes o las mezcolanzas de ellos se vienen mostrando y las epidemias ya no están alejadas de los países desarrollados, son más proclives a manifestarse en cualquiera de nosotros que tenga la mala suerte de que un bichito le pique, de esos que vienen en las maletas, coches o aires de otros lugares de la Tierra y que las farmacéuticas con todo el oro del mundo metido en sus arcones, no quiera sacar antes de que la situación lo requiera un antídoto adecuado; mejor sus objetivos que la situación diría yo, para acabar en un plis con el problema. Se nos esta haciendo tarde para tratar de proteger la inmensidad de nuestro espacio natural, la grandeza de nuestro aire, la excelencia de nuestro agua y el sabor de nuestros productos y materias primas, pasa porque los programas de prevención de todos los países no demoren más el cuidado del planeta por atender tan solo a su causa y posponen para otro mejor momento las inversiones adecuadas en recursos naturales, en energías renovables y en programas de protección convenientes a la extrema necesidad del momento.

Juan Antonio Sánchez Campos

Comments are closed

FACEBOOK

TWITTER

ÚLTIMOS COMENTARIOS

    POST MÁS VISTOS

    SIGUENOS

    DOMICILIO SOCIAL

    ORGANIZACIÓN TERRITORIAL

    Canarias Ceuta Melilla Andalucia Castilla la Mancha Extremadura Madrid Baleares Murcia Comunidad Valenciana Cataluña Aragón La Navarra País Vasco Cantabria Asturias Castilla y León Galicia