Y visto lo visto….

1726060
Y visto lo visto…, ¿quizá no sea el momento de pensar en cambiar algo de las
reglas del juego?
No dudo que puede sonar disparatado, que sin duda sería un proceso
largo en el que habría que cambiar puntos importantes de nuestra
Constitución actual, pero seamos sinceros: la mayoría, por no decir todos,
de una u otra manera o por algún u otro motivo, estamos descontentos con
los gobernantes, oposición y resto de esta ralea de personas sin escrúpulos
que dicen representarnos. Quien lo dude, le invito a que intente animar a la
gente a tan solo, lejos ya de que firme una afiliación, se haga simpatizante
de un partido político: la cantidad de improperios acerca de la política y de
quienes la llevan a cabo que la mayoría de las veces obtienes por respuesta,
les aseguro que dan para redactar todo un diccionario de insultos.
Mi preocupación crece cuando pienso si este hecho de que vayamos
teniendo esta penosa opinión sobre la clase política sea parte de un guion
establecido. Hoy por hoy, nos bombardean con noticias, a cuál peor, sobre
unos y otros políticos y partidos sin ningún tipo de consideración ni respeto.
Una misma noticia nos llega contada de tantas formas distintas que resulta
imposible saber cómo fue en realidad. ¿Juegan a aburrirnos? ¿Pretenden
conseguir que miremos hacia otro lado para dejarlos campar a sus anchas?
Sin embargo, no nos engañemos, esto mismo es lo que la gran mayoría
hacemos ahora. Soltamos todos esos improperios a los cuales antes me
refería y ahí se queda todo. ¿Quién no ha escuchado en estos últimos meses
la expresión esa de…
¡No hombre, tranquilo que eso no lo pueden hacer!¡Cómo van a
aprobar esa ley!¡Cómo van a permitir eso!
Al día siguiente resulta que eso mismo, esa ley que no se podía
aprobar, esa línea que nadie se atrevería a cruzar, aparece publicada en las
portadas de los periódicos, puesto que ha sido aprobada o impuesta por
decreto. Y ni una voz más alta que otra.
Crisis, aumento del paro, autónomos cerrando, mil empresas inactivas
y…, subida de sueldos en el congreso; tampoco pasa nada.
Se habla de que hay intención de implantar un sistema comunista, se
rumorea que en la derecha más radical se escuchan ruidos de sables y,
¡calma! todo sigue estando bien. ¿A que hora es el futbol?
Por eso yo me pregunto, ¿tan disparatada es la idea de empezar a
maniobrar hacia otro tipo de democracia algo más justa? ¿Tan alocado es
pensar reconvertir esto en un sistema político que agrupase y organizase a
la ciudadanía con el fin de que participara y tuviese más poder y autoridad
en las decisiones importantes? Les aseguro que no seríamos el primer país
en llevarlo a cabo.
De momento, me conformo con que recapacitemos todos si no es el
momento ya de pasar a la acción. De pasar a una acción siempre dentro de
los márgenes de la ley, siempre ajena a cualquier forma de violencia sea
cual sea, pero tan firme y severa que consiga, ya de una vez por todas,
entregar realmente al pueblo lo que por derecho le pertenece.
Por Antonio Pérez Praena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

FACEBOOK

TWITTER

ÚLTIMOS COMENTARIOS

    POST MÁS VISTOS

    SIGUENOS

    DOMICILIO SOCIAL

    ORGANIZACIÓN TERRITORIAL

    Canarias Ceuta Melilla Andalucia Castilla la Mancha Extremadura Madrid Baleares Murcia Comunidad Valenciana Cataluña Aragón La Navarra País Vasco Cantabria Asturias Castilla y León Galicia