Parece mentira.

138036894_106633348065041_5434830854443370997_n

Parece mentira que en pleno siglo XXI estemos viviendo una situación así. Hasta cierto punto, puedo entender que la pandemia haya provocado una catarsis mundial por la falta de conocimiento de cómo abordar un nuevo virus, pero que estemos atrapados días después debido a la borrasca Filomena me provoca muchas dudas acerca de la gestión sobre este acontecimiento en Madrid.

Durante días, en diversos medios no se ha hecho nada mas que repetir lo que nos esperaba a causa de la mencionada borrasca, un temporal que anunciaba ser un hecho histórico como desde hace tiempo no habíamos vivido especialmente en la capital. La falta de previsión, una vez mas, ha provocado el desastre, dejando a conductores pernoctando en sus vehículos abandonados a su suerte.

Coches abandonados en plena calle, algunas personas jugándose el tipo circulando por las carreteras para llegar hasta sus casas para no sufrir una hipotermia, y decenas de diferentes casos mas que, a uno en particular, le provocan cierta desesperanza en quienes se supone están al mando para velar por nuestro bienestar.

¿Que clase de protección nos ofrecen desde el gobierno regional si ni tan siquiera podemos contar con ellos ante una situación que ya estaba anunciada? ¿Para que están estos diligentes políticos entonces?

Me parece inconcebible que sean los propios vecinos quienes en algunos casos hayan tenido que salir de sus casas con recogedores de plástico para intentar limpiar las calles, y digo intentar, porque sin herramientas profesionales se tornaba difícil resolver con facilidad la papeleta que el gobierno regional nos ha dejado. Los días pasan y algunas calles siguen igual de intransitables. Un hecho que ha llevado a muchos supermercados a no poder abastecer a los ciudadanos de cada barrio. Mientras tanto, aquellas calles que han sido limpiadas parecen no servir para ofrecer un servicio alternativo y excepcional para los madrileños, teniendo que hacer todos ellos uso del metro con la preocupante masificación que se genera, algo que a todas luces parece ser un escenario perfecto para que la epidemia se siga propagando con mayor intensidad.

Lo preocupante, es que parece que da igual que las quejas se cuenten por decenas de miles, pues al final, los ciudadanos en algunos casos parecen nada más que ser útiles cuando toca ir a votar.

Por Raúl López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

FACEBOOK

TWITTER

ÚLTIMOS COMENTARIOS

    POST MÁS VISTOS

    SIGUENOS

    DOMICILIO SOCIAL

    ORGANIZACIÓN TERRITORIAL

    Canarias Ceuta Melilla Andalucia Castilla la Mancha Extremadura Madrid Baleares Murcia Comunidad Valenciana Cataluña Aragón La Navarra País Vasco Cantabria Asturias Castilla y León Galicia