El Manifiesto Naranja

                                                MANIFIESTO POLÍTICO FUNDACIONAL DE El Centro®

La sociedad española ha evolucionado durante los últimos 40 años de forma importante y nuestro modelo político no lo ha hecho al mismo ritmo. La Transición, permitió un cambio de sistema sin contiendas civiles ni derramamientos de sangre. Para llevar a cabo ese proceso de cambio, los políticos del momento con el centrismo a la cabeza, tuvieron que realizar concesiones a un lado y a otro, posibilitando el nacimiento de un sistema imperfecto y mejorable, que permita el debate político y la representación popular.

Transcurridas varias décadas, muchas de las decisiones adoptadas han demostrado su eficacia otras han manifestado grandes carencias, siendo susceptibles de importantes mejoras. Nuestro sistema electoral, las vías de participación ciudadana, el sistema judicial o el modelo autonómico son algunos de los ejemplos de funcionamiento incorrecto y manifiestamente mejorable. En la Constitución Española, una parte de su articulado se encuentra agotado y desbordado por los cambios sociales producidos durante estos más de 40 años de vida.

Con el objetivo de ser una herramienta eficaz de debate y de transformación social nace El   Centro, con personas que no creen en los partidos de derechas o izquierdas, sino en un centrismo equidistante entre unos y otros. La existencia de opciones diferentes a las de los grandes partidos políticos se hace hoy más necesaria que nunca, de ahí que concibamos el nacimiento de El Centro como la mejor opción para renovar nuestra sociedad y administraciones.

En El Centro entendemos que debe producirse el paso gradual de una democracia representativa a una democracia participativa, en la que se permita el control y la participación de los ciudadanos en las decisiones y la gestión de los asuntos que nos competen a todos, entendiendo que hay que reformar el sistema electoral haciéndolo más justo y equitativo, posibilitando la implantación real de la máxima de una persona un voto, sin que los territorios o los sistemas de contabilidad electorales distorsionen dicho principio. Una democracia participativa, debe de ser construida desde el principio de la transparencia de las administraciones y la cercanía al ciudadano mediante el establecimiento de vías para su intervención. Creemos que las remuneraciones de los políticos deben establecerse por ley, sin que estos puedan aumentar o modificar sus salarios a su libre albedrío.

Creemos en el carácter vinculante de los programas electorales con el ciudadano y la determinación de responsabilidades para los políticos por las malas prácticas y las conductas negligentes en el desempeño de sus funciones.

En El Centro creemos, que la economía debe de estar al servicio del ciudadano y no a la inversa, como medio para mejorar su calidad de vida. El Estado es quién tiene que llevar a cabo las políticas que garanticen la existencia de criterios de Justicia Social, velando para que se cumplan las leyes económicas adoptadas a través de las auditorias a empresas, entes financieros y políticos.

En El Centro creemos en la Seguridad Social, como pilar del Estado de bienestar, como fuente de existencia de coberturas sociales y sistema de financiación, desde el actual modelo sostenido en exclusiva con cotizaciones sociales, hasta un modelo de financiación mixto que conlleve la reducción de estas cotizaciones combinándolas con un método de cotización progresivo porque no puede pagar el mismo porcentaje un pequeño negocio que una gran empresa.

También creemos en la necesidad  de abrir un gran debate sobre nuestro precario modelo energético y las energías alternativas, para conseguir una menor dependencia de aprovisionamiento del mercado exterior.

Queremos reducir los niveles de abandono y fracaso escolar mejorando la calidad de nuestro sistema educativo. Creemos que los centros educativos deben ser concebidos como centros integrales, que abarcarán la formación de la ciudadanía a lo largo de toda su vida, integrando en ellos la impartición de la formación continua y reciclaje de los trabajadores.

Hay que abordar el reto de dotar a nuestro mercado de trabajo de estabilidad con sistemas de formación y adaptación permanentes facilitando la seguridad en el empleo. La universalización gratuita de la educación infantil entre los 0 y 3 años, para evitar que las madres sufran rupturas en su trayectoria profesional sirviendo además para la conciliación de la vida laboral con la familiar, asumiendo el Estado los gastos derivados de las bajas por maternidad. España debe avanzar hacia mayores niveles de inversión y racionalización del sistema sanitario para disponer de una mayor calidad asistencial y de coberturas, incorporando las funciones de prevención de enfermedades como elemento de ahorro y calidad de vida.

En El Centro abogamos, defendemos y luchamos por la Igualdad de Género teniendo los mismos derechos tantos las mujeres como los hombres en el ámbito laboral, el ámbito judicial y en cualquier ámbito que compete a las dos partes.

En El Centro defendemos, la separación efectiva de poderes y la independencia judicial, dotándola de medios que permitan una justicia más ágil, descongestionando el sistema judicial.

En El Centro también opinamos, que las relaciones laborales deben ser rediseñadas, actualizando el papel de las organizaciones patronales y sindicales, a los nuevos tiempos. Hay que abordar con sensatez y sin titubeos cuestiones como la inmigración. Para El Centro una persona que entra en España legalmente, paga sus impuestos, cotiza a la seguridad social y asume las normas sociales que dimanan de nuestras leyes y costumbres, es un ciudadano sin distinción respecto a los españoles y cuya permanencia en España solo deberá estar supeditada al cumplimiento de esos criterios.

En El Centro creemos que España es una nación compuesta de diferentes regiones con identidades distintas, debiendo poner especial acento en lo que nos une por encima de los hechos diferenciales, aprendiendo los políticos de esa región, dejando de enarbolar supuestas diferencias para fijarse en lo que podemos hacer todos juntos. Quienes no condenen los intentos de destruir el Estado de Derecho, no pueden participar en él y vivir de sus presupuestos.

En El Centro pensamos que la Diversidad funcional, debe ser objeto de revisión por parte de la Administración Central adecuándola a las necesidades de este colectivo.

Legar a nuestros hijos un futuro mejor que el que nos dejaron nuestros padres debe ser uno de los principios rectores de nuestra participación política, aplicando el sentido común, la priorización de las necesidades sociales y alejando la política del populismo y las prácticas propagandísticas, debiéndose legislar para las mayorías con objeto de reducir las desigualdades sociales.

En España se ha ido derivando hacia una administración con múltiples duplicidades con un gasto público insostenible. La descentralización de las Comunidades Autónomas hacia el Estado Central debe ser el punto de referencia para evitar dichos desdoblamientos. En El Centro entendemos, que el mapa municipal debe ser revisado, fomentando la agrupación de la administración municipal como fuente de reducción de gastos.

Debemos hacer en política, lo que es normal en la calle. Es necesaria la aplicación de criterios de sentido de Estado, de responsabilidad, de honradez y de auténtico avance social. Es momento de que hablemos de política con mayúsculas, para que podamos escribir todos juntos el futuro, un futuro compartido. Por eso, El Centro es necesario, hace falta, “hacemos falta

Madrid, 13 de Marzo de 2019.

Comments are closed