Elegir se ha convertido en arriesgado

Del descontrol sostenido en los años de bonanza nadie quería escapar ante la posibilidad de seguir manteniendo intactas sus posibilidades en recoger comisiones, sobornos o regalos interesados dejando a un lado el compromiso adquirido mediante un juramento público de su cargo o en su defecto, mediante el compromiso tan ético como honesto de servir a la ciudadanía que le puso en semejante puesto.

Para los más desconocedores de las tramas urdidas por la clase política salve decir que ni todos son igual de sinvergüenzas, ni podemos generalizar con desenfreno catalogando sin motivo a aquellos que simplemente no les dejaron moverse con las manos limpias por los despachos enlatados tintados de estafas y timos a la sociedad que les voto democráticamente. Las cosas han venido a demostrar que nada como ser decente para no subir más allá de dónde la sinrazón de algunos te deje; ascender por iniciativa propia, por merecimientos basados en la formación o esforzados casos de opositores cuarentones se difuminan entre los indecorosos ascendidos por enchufe o consanguineidad a los que no les duelen prendas confundirse con los anteriores.

Los casos de corrupción han alterado el rumbo social tras enfrentarnos a una crisis económica más que dudosa de la que muchos de los implicados en delitos al erario público han consentido. Es decir, no es nada improcedente pensar que las crisis vienen solapadas en intereses derivados de una buena situación dineraria de la sociedad, un repunte en demasía de las prestaciones sociales y sanitarias o la atención nunca suficiente al desarrollo de un país que el buen funcionamiento de sus universidades provoca en el tiempo hace de todo esto el momento adecuado para que no se trasgredan las diferencias de clases y el ciudadano de a pie no tenga forma de equilibrar la balanza clasista que el capital deplora.

Pero todo esto se cortó de raíz con la ascendente convulsión provocada por el caso Gürtel (empresario Correa y el PP), una difamación a la clase política mezclada con turbios procederes de representantes de alto calado en las instituciones hizo que inmensas cantidades de dinero desaparecieran antes de llegar a su destino captadas por manos avarientas sin escrúpulos sabedoras de por dónde venían para satisfacer su ambición metiendo la mano hasta el fondo con la intención de llevarse cuánto más mejor a sus bolsillos. Pero ahí no queda toda esta profusa insensatez, desgranando el caso de corrupción más conocido durante el tiempo que España se mueve en democracia, nos topamos con un Presidente que nada desdijo de sus palabras de ánimo a uno de los cabezas visibles de la panda de indecentes protagonistas del insulto atroz a la sociedad que han hecho tanto daño con sus desplantes y por el contrario, se limitó a darle ánimos y confianza en que algún día saldrá de entre rejas para disfrutar juntos de jubilaciones copiosas y unas buenas vacaciones con el dinero que todavía le resta en lugares seguros. Lo inaudito es que el Presidente del Gobierno y del Partido que le sustenta en cuestión, siga campando a sus anchas por los jardines de Moncloa en lugar de que la poca honradez que debiera quedarle le haya llevado a renunciar a sus cargos; claro que en el PP nadie renuncia, solo se van por soberbios o por el mal del amor renuncian a sus deberes pero la palabra negligencia, irresponsabilidad o simplemente arrepentimiento no existe en el idioma popular.

No debe ser fácil eso de dejar la cartera ministerial por mucho daño que hagas a la sociedad y enfades no sólo a los ciudadanos de a pie, sino a aquellos que a diario se esfuerzan por sacar a la luz todas las delincuentes maneras de actuar de los políticos imputados en casos de corrupción, a punto de ser condenados e incluso muestran su superioridad alarmante con respecto a las fuerzas que inspeccionan sus cuentas que son capaces con la prepotencia a la que nos tienen acostumbrados a recibir visitas de personajes con suspicacias policiales de estar embarrado hasta el cuello de malas artes con las que se ha hecho aún más rico con el dinero incautado a los clientes de una Caja insaciable. Pues bien, esto no es causa aparente de dimisión para el ministro de Interior Jorge Fernández Díaz y por el contrario, lo entienden como una mera visita de colegas de partido que el Sr. Rato convino con suma excelencia y convencimiento de ser recibido. Vaya caraduras que nos rodean y a los que nosotros les dimos rienda suelta por ignorancia, raro es el día que no sale un sinvergüenza a sumarse a esa larga lista sin final aparente por ahora repleta de sinvergüenzas públicos y privados.

Extraordinario caso de corrupción este de la Gürtel que sin embargo no le dolieron prendas a los “prendas” para seguir con sus tareas en sustraer y contar dinero fuera en un garaje o por medio de una bolsa de plástico con el logo de un centro comercial cualquiera y el caso Púnica no dejó de funcionar sin miedo a ser cogidos con los euros en la mano. Lo que han sido campañas electorales elegantes, con música ambiental y un aperitivo para los más escépticos, la pagamos los ciudadanos; esos papeles editados dos veces o tres por semana, de un alto valor en su confección y los murales publicitarios concebidos por las localidades de la Comunidad de Madrid las pasadas elecciones, han resultado ser pagados con dinero procedente de mafias electoralistas únicamente interesadas en seguir mandando a aquellos que recibían comisiones con toda sumisión a los intereses de los entes privados interceptados por la Ley en la actualidad y otros que tirando de la cuerda serán probablemente imputados y en algunos casos condenados en cuestión de días.

La obsesión por el dinero se ha convertido en un extremo peligroso que continua en la actualidad sin que parezca tener fin la lista de imputados que a diario nos golpea en el sentido común más amplio de nuestra historia democrática y nos hace concebir pocas esperanzas en un futuro cercano por ver la política limpia de malhechores; a partir de este caluroso verano nos queda demasiado por profundizar en la herida abierta y reflexionar sobre quienes tienen algo de valor para sacar adelante este gran país.

Publicado en:

http://www.infonortedigital.com/portada/opiniones/item/41255-elegir-se-ha-convertido-en-arriesgado

http://leonoticias.com/frontend/leonoticias/Elegir-Se-Ha-Convertido-En-Arriesgado-vn181663-vst232

http://www.madridactual.es/madrid-blog/espana/insertar-un-titulo-al-articulo-elegir-se-ha-convertido-en-arriesgado

Juan Antonio Sánchez Campos

 

Torrejón de Ardoz y su insuficiente transporte urbano

Los ciudadanos en Torrejón de Ardoz se preguntan cómo es posible que siendo una ciudad cercana a los 127.000 habitantes, cuente tan sólo con una línea 2 de autobús urbano cada 30 minutos (de lunes a domingo) que cubre la ruta Bº Las Fronteras-Bº del Castillo y de un Circular Linea 1 cada 20 minutos que recorre todo el municipio en cuestión, alargando el horario de salida a 30 minutos (sábado, domingo y festivos).

Es notorio apreciar que el Consistorio en cuestión intenta compatibilizar el servicio urbano de estas dos líneas más utilizadas por los ciudadanos con aquellos transportes de viajeros provenientes de Madrid y que hacen varias escalas por el municipio torrejonero hasta llegar a su destino final, con los trastornos que en el horario se traduce a los viajeros que van y vienen de la capital madrileña y sufren los constantes parones en los puntos de bus establecidos para recoger a otros viajeros que aprovechan estas circunstancias para esperar menos tiempo a los vehículos puestos al servicio urbano con exclusividad.

Ahora que el anterior alcalde de la ciudad recién ascendido a Consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid por la Sra. Cifuentes y que hizo el equipaje recién conferido su Gobierno en mayoría (algo que la práctica totalidad de los habitantes del municipio no entienden), bien podía colaborar intensamente con los ciudadanos que le votaron e intentar volver de nuevo a implantar un vehículo más en las líneas urbanas para mejorar la calidad del transporte en Torrejón de Ardoz que tantas molestias causa a sus usuarios por el largo periodo de espera al que a diario son sometidos.

Si la crisis se llevó nuestros derechos, ahora que esa crisis según dice el Gobierno del PP por medio de su líder el Sr. Rajoy, algo que alude en sus comparecencias, D. Ignacio Vázquez, actual Alcalde de esta ciudad tendría que pedirle al que hasta ahora fue su Jefe en el PP de la localidad y exedil de la misma D. Pedro Rollán, que vuelva a implantar el servicio y así al menos, colabore en el resurgir de los minimos compromisos que un Consejero puede tener con respecto a una ciudad de la que conoce bien sus carencias en cuánto al transporte urbano se refiere.

El Centro

http://www.ayto-torrejon.es/plantilla.asp?nPagina=1&ccClave=6

¡Torrejón! ¡Hay que poner remedio a lo previsible!

No se trata de divulgar a la ligera asuntos que competen a la ciudadanía, sería demasiado fácil e incrédulo intentar descalificar a los recién promulgados ediles de Torrejón de Ardoz con las siglas del Partido Popular por delante (las antiguas al logo actual(. No estamos aquí para servirnos de las penurias ajenas con la única intención de sacar un absurdo provecho de semejante situación; la voluntad de los ciudadanos representados en este artículo es la de intentar cambiar de algún modo la manera de actuar del Gobierno Municipal torrejonero y que se sirva proceder a realizar las medidas necesarias para solucionar problemas que ya comienzan a degenerar en un malestar prolongado de un barrio obrero al que como muchos otros, la crisis ha dejado dañado.

En El Barrio Las Fronteras de Torrejón de Ardoz se han comenzado a instalar familias en unos locales a los que ni siquiera sabemos si se les concedió el cambio de uso para servir de hogar (preceptiva documentación con obras, licencias, cambio de IBI, contadores de suministros, etc..) con un proyecto supervisado de un profesional (arquitecto, aparejador) y campan a sus anchas sin mediar la más ligera sensación de preocupación por si su estado es legal o no.

Es así como la fachada de algún local o vivienda de estos comentados como el que aparece en la foto que acompaña el presente artículo, usan el espacio de su fachada cubierta bajo los edificios para tender la ropa,  a sus anchas sentados en las butacas, dejar los carros o juguetes de los niños por medio sin mostrar solidaridad con aquellos que tienen toda la legitimidad de pasar por delante sin trabas u obstáculos de por medio y tienden la ropa como en una chabola cualquiera dejando a su lado el cubo de basura con el riesgo de llamada a animales no deseados.

La degradación del Barrio Las Fronteras en pocos años, tras la época celebre en la cual las familias tuvieron que luchar codo a codo para desinfectar de droga y vandalismo a mediados de 1970 se ve de nuevo envuelto en una creciente llegada de nuevos residentes sin complejos a establecer un modo de vida al que el resto no está acostumbrado (ruidos, voces, corrillos de gente sin ocupación alguna que dejan la zona en lamentables condiciones con latas y vidrios tirados en las aceras y el riesgo que ello conlleva para las personas mayores residentes en la zona o un buen número de minusválidos que viven en ella). La administración local lejos de interesarse por el barrio, visitado tan sólo por circunstancias de provecho como el caso del ex edil D. Pedro Rollán, en las pasadas elecciones municipales para atrapar votos de ciudadanos gitanos del barrio entre otros, en una especie de visita a un local del municipio por parte del entonces alcalde en funciones para atrapar con unas cañas de cerveza unos votos interesados).

Pero la presencia policial en la zona sobre todo la de carácter urbano o local es poco menos que ridícula, la famosa fase de integración de polis de barrio locales se ha encerrado en el cajón del olvido y solo las llamadas angustiadas de algunos ciudadanos hacen que las sirenas suenen en señal de auxilio por una discusión baldía o un presunto delito de venta de droga que en la realidad es un caso cotidiano al que no se le pone remedio. Los ciudadanos del barrio ven como se trapichea en infinidad de zonas, sin el más mínimo reparo por parte del comprador o la más ligera sospecha de ser atrapado el camello de turno. Un libertinaje que comienza a ser preocupante y que mantiene alerta a los ciudadanos del barrio, robos en locales y viviendas han sido los últimos casos de temor a que esté barrio obrero vuelva a ser una chispa que dinamite la paciencia de la gente y se tomen la justicia por la mano; hechos a los que los más mayores del barrio tienen una experiencia vivida.

¿Dónde están las viviendas de protección municipal construidas hace años? Pues vacías, porque no hay quien pueda pagar el timo de la estampita del que están hechos los contratos de alquiler barato con opción a compra cara al que hemos asistido con unas grandes ceremonias de entrega de llaves como si de un boleto millonario se tratase cuando era simplemente un gesto de mantener a la gente un poco incrédula atenta a los sorteos. Esas viviendas municipales, o las de la Comunidad de Madrid, o la de los avariciosos bancos que están tan vacías como los bolsillos de muchos ciudadanos deberían comenzar a ser reutilizadas, habitadas para el uso que se les presuponía en su construcción y no poco a poco degradadas en el tiempo sin que las administraciones o entidades financieras hagan lo más mínimo por atender las demandas de la gente.

Si te entrego una vivienda debes de cumplir unos requisitos básicos, el uso como hogar familiar y el mantenimiento de la misma en las mismas condiciones que la recibes, como se diría en la entradilla o en algún artículo de un contrato de arrendamiento normal; pero desde luego, si la administración no comienza a usar estas viviendas para las personas como las que habitan en el local o vivienda que se promulga en la fotografía, el municipio se irá degradando con ello.

En Torrejón de Ardoz queremos un gobierno municipal que luche por los cuidados de sus ciudadanos, no queremos una panda de cómplices en el mero aspecto de salir en las fotos de campaña. El PP sigue manteniendo la mayoría en el municipio pero a pesar de ello, está obligado a servirse de ella para ponerse de acuerdo con el resto de formaciones e intentar generar un proyecto de limpieza de nuestro barrio. Los residentes en las Fronteras no desean que este lugar se convierta en unas favelas a la española o un paisaje chabolista atraído por la llegada de familias de otros lares a confluir con las ya existentes. No somos racistas, ni queremos serlo, hasta ahora se ha convivido en este barrio de manera educada, los gitanos e inmigrantes siempre han mostrado compromiso con los demás y han colaborado en el mantenimiento del barrio de forma coherente pero es ahora cuando las cosas han empeorado, los antes jóvenes se han integrado en una degradante generación sin aspiración o deseo por cambiar, llamada generación ni-ni sin el menor movimiento por su parte para dejar de serlo y todo esto no solo ha venido provocado por la crisis económica o el desempleo, el entorno está demostrado que puede cambiar la manera de vivir de un individuo y esto está pasando en el Barrio Las Fronteras. Nuestra demanda, al igual que la del resto de ciudadanos de Torrejón es que nos hagan el caso debido al ser estas perfectamente demostrables con hechos.

El piloto de la alarma social entre los ciudadanos del barrio Las Fronteras ha comenzado a lucir de manera peligrosa, los constantes insultos a los ciudadanos de bien y el maltrato social generado por los nuevos vecinos, atraídos por el espacio generoso de un lugar bien urbanizado, jardines con césped, juegos de niños y refugio de drogas u otras asociaciones ilícitas aún por descubrir, debe ser tratado con urgencia por el Gobierno municipal o las consecuencias podrían ser ante tanta inseguridad y desánimo por la falta de protección de las autoridades, demasiado lesiva como para dejarla varada tras otros compromisos más atractivos para el PP que dignificar un barrio que se está perdiendo por momentos en una oleada de problemática social inaudita de ser apartada del Pleno de la Alcaldía.

Ni los bajos de los portales se riegan con cierta asiduidad por parte de la empresa contratada por ese Ayuntamiento, las baldosas se pierden en una lontananza de tropiezos asiduos y alguna caída de una persona de edad avanzada ha dado algçun que otro disgusto. Sin saber bien quienes son propietarios de decenas de locales vacíos en la zona, estos comienzan a ser nido de bichos, basura y por ende, de cualquier peligro que pudiera ocasionarse sobre algún edificio las malas condiciones en las cuales se encuentran estos ha venido a demostrar el miedo que los habitantes del Barrio Las Fronteras demuestran ante la desconfianza de saber si se han realizado como debieran las oportunas Inspecciones Técnicas de Edificios que salvaguarden la vida de los habitantes ante cualquier incidencia originada por el paso de los años y el nulo mantenimiento óptimo de estos locales.

Lo desalmado campa a sus anchas, el vicio corrompe el barrio y los ciudadanos de bien se ocultan en sus casas por miedo a decir algo que les pueda acarrear un problema a él o los suyos; el miedo es libre pero el carácter de soberbia de este nuevo colectivo venido a asentarse con sus culturas y formas de vida apartando las existentes, comienza a ser insufrible. Tal vez por esta situación de indefensión desde hace más de tres años ha venido provocando un desinflamiento de las buenas formas mantenidas hasta entonces entre culturas, razas y etnias distintas; tal vez sea por el desinterés del Gobierno municipal que el Barrio Las Fronteras se venga degradando con el tiempo sin merecer la apatía de un Ayuntamiento encantado de poner sanciones pero no cumplir sus obligaciones a cambio, tal vez haya sido una imprudencia darle a la formación política que volvió a ganar las elecciones un voto por mayoría de gente desconocedora del verdadero rumbo trazado por el Partido Popular en Torrejón de Ardoz y que parece no ser otro que servir en bandeja un buen panorama al exterior como espejismo de la realidad que el municipio padece.

El Centro

Caminando hacía el merecimiento social

El ex ministro, ex consejero, ex asesor, y algunas puertas giratorias más Sr. Rato parece que sigue alumbrando datos suficientes para figurar como presunto imputado de quedarse con el dinero que no es suyo y disfrutarlo con sumo desparpajo ante las narices de los pobres ciudadanos sufridores de la alegría malsana de una entidad que supero sus expectativas engañando a los clientes. Todo es una amalgama de insultos manifiesta a la sociedad en un abrir y cerrar de  ojos, el tiempo suficiente que la Justicia tardo en chascar los dedos y proceder a sacar de su burbuja avarienta a personas tachados de honestos que eran corruptos por excelencia.

La palabra ética ha desaparecido de la voluntad de individuos que se han beneficiado de la inocencia social existente en nuestro país para construirse un castillo en el aire que en lugar de ladrillos se edificó mediante fajos de billetes amasados sin descanso. Esta oleada de despropósitos compete a varias formaciones e incluso a miembros de los agentes sociales, todos confabulados para sacar provecho de la ignorancia ciudadana que ahora intentan aprovechar cualquier oportunidad para aliviarse de capital antes de ser descubiertos, la Ley sin duda, tendrá que trabajar rápido antes de que desaparezcan entre sociedades atípicas el dinero procedente del erario público como si de una trama mafiosa se tratase el caso por pura coincidencia del destino o por propia iniciativa de los señalados por el delito a ultranza concebido en estos años.

Este malestar generalizado de la sociedad constituye un buen filón para las nuevas formaciones políticas emergentes que sitúan sus objetivos en el fracaso de las políticas del Gobierno y en la retahíla de casos de corrupción que prevalecen sobre los exiguos éxitos del partido que sostiene el poder hasta ahora en nuestro debilitado país y con una economía precaria de salarios irrisorios, prestaciones insuficientes y caos en la educación. Un desastre esté de la educación procedente de un señor al que le basto un momento de elucubración febril para conferir una Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) que una vez satisfecha  la dejo servida en bandeja a su predecesor si esté logra conseguir mantener su cartera ministerial y su partido las llaves de Moncloa el próximo mes de Noviembre. Un caso pintoresco este del Sr. Wert que deja su cargo a pocos meses de las Elecciones Generales para ascender de posición y de ingresos al lado de su pareja en un país idílico dejando el suyo con el IVA cultural por las nubes, las tasas universitarias por encima de las posibilidades de las familias de muchos estudiantes y el ingrato recuerdo de haber sido el azote de todo lo que suene a cultura en España. No sé si en la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) tendrán cabida sus conocimientos o solo será el buen amigo de un Presidente al que gusta mucho hacer favores a su gente, confesarse un entusiasta de la macroeconomía y meter miedo a los ciudadanos dándoles a entender que las formaciones en la oposición en las urnas son poco menos que el diablo sobre ruedas persiguiendo cualquier posible atisbo de cambiarlo todo por ideología contraria.

Sin duda alguna toda oposición busca atraer votos haciendo de su programa la solución a los problemas existentes, prometiendo a diestro y siniestro un cambio de rumbo para bien de la sociedad en su conjunto y no para salvar del fisco fortunas o patrimonios de importancia; el juego político siempre es el mismo, satisfacer objetivos con iniciativas destructivas hacía el contrario dando a entender que lo anterior es todo malo y lo que ellos traen la panacea del progreso y la bonanza. Pero las cosas ya no son como eran antes, los ciudadanos se han vuelto tan desconfiados que parece no atender las demandas de los precursores de iniciativas desconocidas y tampoco se muestran conformes con lo que están viviendo en la actualidad que les deja desmotivados de antemano. Lograr un equilibrio para conseguir la solución idónea pasa por un cambio en la manera de actuar de nuestros representantes políticos, demostrando sus ganas de colaborar en el bien social mediante concesiones entre las partes interesadas sin el freno ideológico de por medio; solo así el ciudadano dará muestras de creer en sus políticos, en atender los discursos que generen ilusión creíble y motivación suficiente para mantenerse crecidos ante la desesperanza que ahora soportan.

Poco a poco se irán desmenuzando las intenciones de cada cual y esto nos dará idea de por dónde vienen los debatientes; se da por sentado que el desempleo se pronostica como algo inevitable que atender máxime cuando hay personas que llevan más de cuatro años en paro, la cultura vendrá asociada a los discursos con plena certeza a cambiar el látigo del impuesto soportado y los estudiantes creerán las palabras de jóvenes politólogos venidos a cambiar la doctrina antigua por costumbres nuevas de gobernar. Pero nos quedará lo primordial, el discurso que todos llevamos esperando demasiado tiempo, el de atender la Constitución añeja porque longeva ya no nos vale en contraposición al cambio social, cultural y económico que nuestro país necesita.

Lo que es evidente es que por encima de todo, el partido que consiga crear puestos de trabajo con sueldos dignos, atender las necesidades básicas de las familias, vivienda, protección sanitaria y educación para sus hijos será el recordado en España como rescatador de un país desnutrido de conciencia social por falta de entusiasmo político.

Publicado en:

http://leonoticias.com/frontend/leonoticias/Caminando-Hacia-El-Merecimiento-Social-vn181290-vst232

http://www.madridactual.es/madrid-blog/espana/caminando-hacia-el-merecimiento-social

http://www.infonortedigital.com/portada/opiniones/item/41172-caminando-hacia-el-merecimiento-social

Juan Antonio Sánchez Campos

 

Cleptomanía política imperdonable

Del pragmatismo absoluto que demuestra un carácter empírico en sus consecuencias sin atender el más mínimo reproche o severa preocupación de los ciudadanos el Presidente del Gobierno español D. Mariano Rajoy no se presta a consejo alguno y obcecado en los amaños de sus estadísticas convierte el confluir de su partido hacía las próximas elecciones generales con la decadencia de una formación emergente caída en la soberbia aptitud de su líder. Es decir, más de lo mismo allá por donde miremos en pos de algún iluminado que traiga confianza, honestidad, ética y honradez al momento político actual.

El civismo demostrado por la sociedad española es inmerecido para los representantes políticos, el hastío causado por la corrupción no ha conseguido causar el caos entre los ciudadanos, suficientemente sobrados de saber estar ante el insulto provocado por algunos ladrones apostados en sus cargos que han estado robando sin escrúpulos el dinero del contribuyente. No existe Ley en España capaz de resarcir a la sociedad del daño provocado por una panda de ladrones enfrascados en una labor consistente en fichar a distancia cuando estaban contando billetes en los sótanos de un aparcamiento cualquiera.

Triste espectáculo al exterior estamos dando con esta oleada de desatinos políticos de la que somos portada en más de un periódico o noticiario radiotelevisivo en países de nuestro continente y fuera de él. La clase política se ha dejado embarrar hasta el cuello con las miserias propias a las que no han dispuesto los medios suficientes con los que atajar la avaricia y usura de sus colaboradores. Algo que se debe decir en voz alta, escribir en letra clara y atender con la importancia debida; no es apropiado comenzar a tender alambradas con las que frenar la libertad de expresión y el conocimiento de las cosas a las que el ciudadano tiene todo el derecho democrático que la Constitución le confiere.

Un Ayuntamiento no puede tener miedo de lo que digan de él o de su Gobierno si esté, como debe, trabaja por el bien común de los habitantes del municipio que le voto para defenderlo de ladrones, usurpadores, malversadores de fondos públicos y prevaricadores con la malsana intención de posicionar en lugares de poca importancia dentro de la organización municipal pero con un salario más que digno por cobrar. Inmerecido trato de la totalidad de esa llamada “casta política” en la que su creador de definición se encuentra ya inmerso; ese “colectivo vulgar” de individuos afines a intereses comunes que ha dotado de mala reputación a la totalidad de sus integrantes con colores diferentes en apariencia.

No todo aquél que se dedica a la política va a tener ahora la culpa de los delitos cometidos por sus colegas pero sin lugar a dudas, tendrá que trabajar duro y con esfuerzo para limpiar la porquería que estos han dejado a su paso. Crear pactos para luchar contra la corrupción no es nada del otro mundo, ni aporta nada nuevo a lo que el ciudadano ve como imposible de destruir sin una ley que aplique serias penas a todo el que de manera soez y ruin roba dinero al mendigo para dárselo a los ricos; ese Robin Hodd al revés que debería estar en la cárcel el tiempo necesario para devolver no sólo lo robado, sino el perdón de muchos ciudadanos que pasan hambre en España mientras estos repugnantes personajes viven ostentosamente del dinero público.

Ya no vale de nada pedir disculpas a los ciudadanos cuando antes ponían la mano en el fuego por sus compañeros y ahora les resulta asqueroso hablar del daño ocasionado por ellos; las voces del Gobierno han estado demasiado ociosas buscando culpables de la crisis que afectaba nuestro país u no quisieron donar un poco de su tiempo al servicio de la ley para impedir actuaciones como estas; unas malas artes que llevan demasiado tiempo ejecutando alcaldes, exministros, diputados, consejeros, asesores, empresarios y un largo etcétera de personajes en todo el territorio nacional sin freno en su constancia por arramplar con todo lo que fuera preciso.

La huella de la corrupción vendrá aliada siempre a la crisis económica en nuestro país, se sumarán las privaciones de la sociedad en pos del crecimiento europeo se dignificarán los miembros del partido que sustenta el poder en nuestro país como hacedores de regeneración y más de un sinvergüenza se irá de hurtadillas a recoger el dinero en un paraíso fiscal cualquiera. La Ley se conformará con meter entre rejas a unos pocos, los más “inocentes” a los que toda la trama les fue demasiado grande y les dejaron de muestra por unas pocas monedas en comparación con los fajos prometidos.

O puede que a pesar de las páginas virtuales de algunos ayuntamientos para combatir el derecho a la información y la libertad de expresión, comiencen a ser instrumentos de confraternización entre los ciudadanos y las administraciones. O puede que la Ley sea del todo independiente y adquiera su función de ejecutora de las normas cívicas derivadas de posiciones representativas en el mundo político y meta entre rejas a un número aún por determinar de personajes con buena presencia y presunción de talla que han resultado ser la parte oscura y miserable del ser humano en forma de avaricia extrema.

Ya no valen juramentos de ética y respeto cuando un político adquiere un cargo; ya no creemos al que jura o no delante de la bandera y con la mano en un “libro”; ni el que grita para ser oído su juramento en defensa a ultranza de los derechos ciudadanos; ya no vale nada que no sea quitar de en medio a todo aquel que sea sospechoso de haber cometido un fraude a la ciudadanía y pasen años hasta ser visto en los tribunales un caso tan claro como las arcas de la administración, ayuntamientos o sindicatos han dejado. Tarjeta roja a la corrupción y tarjeta de embarque al tren que les deje a las puertas de prisión a todos aquellos infectados por la usura y avaricia de unos seres repugnantes que se metieron en política para atracar sin tener que usar más armas que el compadreo.

Publicado en:

http://www.infonortedigital.com/portada/opiniones/item/41013-cleptomania-politica-imperdonable

http://www.madridactual.es/madrid-blog/espana/cleptomania-politica-imperdonable

Juan Antonio Sánchez Campos

 

Page 10 of 21« First...«8910111213»20...Last »

FACEBOOK

TWITTER

ÚLTIMOS COMENTARIOS

    POST MÁS VISTOS

    SIGUENOS

    DOMICILIO SOCIAL

    ORGANIZACIÓN TERRITORIAL

    Canarias Ceuta Melilla Andalucia Castilla la Mancha Extremadura Madrid Baleares Murcia Comunidad Valenciana Cataluña Aragón La Navarra País Vasco Cantabria Asturias Castilla y León Galicia