El Centro hace política de aquella, la de la vieja usanza.

Soy consciente de que indudablemente estos escritos que empiezo a volver a publicar en esta web, deberían centrarse únicamente o en su gran mayoría cuanto menos, a cuestiones que atañen a esta ciudad. Es aquí en Madrid donde ahora, lo mucho o lo poco que yo pueda aportar a este partido se tiene que hacer notar, y por tanto, lógico es que de una manera u otra me involucre de lleno en todos esos asuntos que vayan surgiendo, con el fin de ir ganando ese espacio político que considero el ideal de El Centro merece tener esta ciudad. No me cabe duda de que con nuestro esfuerzo, y el de todos los que decidan acompañarnos, llegaremos a ser una opción más que válida para todos aquellos que todavía consideren que partiendo del respeto a la persona, a sus valores y a sus derechos, puede construirse una forma de hacer política dentro de este mismo marco que ahora tenemos, capaz de conducir a esta nación a un estado mucho más humano y considerado con los que en ella habitamos.

Por esto quería comenzar estos textos de opinión, hablándoles no de lo anteriormente comentado que sería más normal, sino de la sensación que uno tiene de no tan solo no entender nada de todo esto que está ocurriendo, sino que cada día que pasa está más y más convencido de que quizás, la idea que nosotros representamos sea más necesaria, y requiera su puesta en marcha antes, de lo que ahora mismo consideramos. En estos días se escucha decir que las ideologías han muerto, que ya no existen las derechas, ni las izquierdas, que ya la forma de hacer política es otra, pero a uno le gustaría poder levantar la mano y preguntar  ¿verdaderamente estamos seguros de esto, o es ahora cuando estamos dando la opción de que todo lo pasado, desterrado y enterrado vuelva resurgir?

Creo que vivimos un momento donde miras hacia un lado y parece que cualquier pretexto es válido para partiendo de ello, poder levantar toda una propuesta con la que aspirar a alcanzar uno de esos tan deseados sillones que cada cuatro años parecen rifarse. Un tiempo donde el destino te conduce a conocer gentes que bien por activa o por pasiva, y aunque esto requiera dejar a un lado sus verdaderos ideales, buscan y buscan la forma de figurar aunque sea como simples artistas de relleno, en este circo político de cuatro pistas que tenemos montado en esta España nuestra. Hay quién considera que  por supuesto es de un interés menor y para nada digno de consideración, a quienes y en donde se va a representar en caso de que la suerte sonría, y  se alcance el tan deseado objetivo.

marketing-politico-digital-mkt-padial

Miras al otro lado, y contemplas como insensibles almas ejecutan sin escrúpulo alguno esas órdenes requeridas desde más allá de nuestras fronteras las cuales, rallando lo inhumano, imponen de forma indiscriminada sus férreas políticas de obligado cumplimiento tanto a los que todavía pueden sufrirlas, como a aquellos que desde hace tiempo ya, dejaron de poder hacerlo.  Diversas nuevas tendencias de ambiguo discurso e incierta posición, intentan convencernos de su sobrada capacidad para sin apenas despeinarse, ser capaces de  componer esa tan deseada fórmula mágica con la que se resolverán todos nuestros problemas. Súper partidos que interrumpiendo su sesión diaria de “tortas entre nosotros”, nos envían el descarado mensaje de su buena posición para hacerse cargo de los mandos de la nave sin que esto, conlleve riesgo alguno. Mientras tanto, fruto de tanto abuso y desconsideración, arcaicas ideologías que aun con sus ideales principales raídos por el implacable paso de los tiempos, resurgen en el anhelo de esas mentes aferradas al aquel  “cualquier tiempo pasado fue mejor“, con el legítimo optimismo  de estar volviendo a vislumbrar nos duela o no,  la oportunidad de devolvernos a los tiempos del brazo extendido y del puño en alto.

En el otro extremo, un sinfín de ideas, inspiraciones a poco de parecer divinas, y soluciones de cuento de hadas, se conjuran todas a una con la intención de sin creer en dioses, santos y demás, acceder al capítulo de los milagros, y multiplicando los panes y los peces ofrecernos un futuro donde  entendamos que “arraigos” como eso del trabajar, no es más que otra manipulación en contra de las clases sociales más desfavorecidas, carente de razón alguna, y promovida por las injustas políticas conservadoras acaecidas en siglos pasados.

¿Qué estamos haciendo? ¿Qué más necesitamos ver, para entender a donde estamos llevando esta situación?

Por esto pienso que por muy extraño, cursi o demás que pueda resultar presentarnos con esta idea del centro, estoy seguro de que una forma de pensar así empieza a ser muy necesaria, y será acogida en lo social con una respuesta de ilusión y de optimismo de la cual si hacemos las cosas bien, nos vamos a sorprender. Si es cierto que las derechas y las izquierdas ya no existen, entonces nosotros somos aquella coherencia que se perdió y que tanto se demanda en los corrillos de las gentes. Si es verdad que la forma de hacer política ha cambiado, entonces El Centro hace política de aquella, la de la  vieja usanza, donde la barbaridad sobre el ser humano no tenía cabida. Tengo la impresión de que nos vamos a divertir, y que esto, este Partido nuestro que puede haber dado la sensación de estar parado, quizás solamente haya estado esperando el momento justo y preciso para puniendo un ¡Hasta aquí! ofrecer una alternativa distinta, nueva y humana ante todas estas injusticias que estamos teniendo que soportar.

Por Antonio Pérez Praena.

Almuerzo El Centro.

EL CENTRO

C/ CUESTA DE SANTO DOMINGO, Nº 3

28015 MADRID.

Madrid 1 de Abril de 2017

El pasado viernes treinta y uno de Marzo, José Luis López Alemany Presidente Nacional de El Centro, y Antonio Pérez Praena compartieron un almuerzo informal en un restaurante céntrico de la capital. Durante este, ambos debatieron sobre los avances y próximos objetivos relacionados con la intención de establecer en Madrid, una agrupación que represente los valores y los ideales de nuestro partido en esta ciudad. Los dos coincidirían en la importancia de consolidar a esta de cara a futuros compromisos políticos,  con la cantidad y la calidad de medios tanto humanos como materiales que pongan a vista de todos, su incuestionable capacidad para afrontar dichos retos.

handshake_2947510b

Además del natural intercambio de ideas, se planteó la necesidad de abordar diferentes asuntos como ampliar la presencia de El Centro en las redes sociales, con el fin de facilitar a todos aquellos que nos siguen o se acercan por primera vez a conocernos, tanto el conocimiento como la invitación a participar de todas las noticias, eventos y demás que surjan alrededor del mismo.

La intención de mostrar El Centro como un grupo abierto a todos aquellos que estén interesados en participar de este proyecto, incluyendo a los que en alguna ocasión estuvieron inmersos en él y que por alguna circunstancia decidieran abandonarlo.

El almuerzo transcurrió en un agradable tono de conversación, terminando con un primer “borrador de ruta”  que lleve a la consolidación de la nueva Agrupación, así como  la intención por parte de los dos de ir repitiendo estos encuentros con mayor frecuencia.

Más de mil preguntas sin una sola respuesta

Alegaciones absurdas en las que algunos miembros del apolítica internacional muestran su escepticismo a que el hombre sea el inductor del cambio climático en el mundo es sin duda, una idiotez más de los que son puestos en lugares de privilegio por el mero hecho de acatar órdenes venidas de quién les puso en semejante cargo. En EEUU resulta que el ser humano es inocente de todo lo que ocurre con el problema ambiental, que la causa de la polución del aire viene de alguna galaxia de esas que tanto aciertan a descubrir los científicos y que el sol calienta más en los polos porque se han dejado el calefactor puesto los osos en Alaska, por decir algo grotesco en lugar de usar la pura ironía para referirme al elenco de personajes elegidos por su Presidente. Hay que ver lo que nos quieren hacer creer las gentes de la política, los mandatarios populistas cargados de suficiencia y los que manejan la llave de la paz en un maletín que duerme siempre a su vera.

En nuestro país, desde otra perspectiva, tampoco nos libramos de los problemas causados por la clase política, por diferentes posiciones nos roban los caudales públicos, hay niveles políticos, sindicales o privados, de derecha, izquierda, apolítico, católico, independentista, nacionalista o plural, en activo o pasado por el filtro del tiempo, de la parte noble, hidalga, humilde o plebeya, con tarjeta o en efectivo, todo ello sin contrato y con la palabra de quién encima se valora como un señor que merece confianza; no quisiera dejarme en el ostracismo de la más innata culpabilidad a los que se las dan de aconfesionales y aclasistas pero por el contrario, arrebañan hasta el último céntimo que se les ponga por delante acordándose tan sólo de Santa Barbará cuando truena y les cogen con las manos en el billete. Lo triste es que al contrario que los osos de Alaska que dejan el calefactor encendido para calentar sus plantas, los responsables de los robos desenmascarados se visten con trajes de marca, portan bolsos de calidad en los que esconder sus patrañas, abrigándose con telas caras para no resfriarse, se ponen guantes de piel para calentar sus dedos y no se tapan la cara con la bufanda de la vergüenza porque de eso no tienen dado su elevado ranking en la élite adinerada.

Y es que en España, ¿Qué puede extrañarnos ya de las cosas de la política desde que la crisis vino a golpearnos? Nos hemos convertido en una sociedad conformista, devaluada en compromiso y adicta a un sueldo indigno con el que sobrevivir al ataque del capitalismo. La fuerza que nos otorgó la entrada en vigor de la Constitución allá por 1978, el clamor popular que lideró la libertad democrática y los valores de la sociedad que comenzaba a servirse de estas herramientas para progresar en conocimiento, se ha desvanecido entre los céntimos de una ayuda por desempleo  mezquina o el acatamiento de los pensionistas a ver su poder adquisitivo disminuir notablemente. Es tal el desacierto político reinante en el Congreso que a nadie extraña que no se avance nada en aspectos decisivos para un reafirma miento del empleo y una salida del receso en la economía familiar; los lanzamientos hipotecarios parecen haberse calmado, ya han sufrido demasiado las clases más desfavorecidas que ahora están en la calle o en pisos de bajo costo, no gratuitos, en los que han sido alojadas. Viviendas estas que en muchas ocasiones han sido concedidas a grupos de inmigrantes que hacen y deshacen a su antojo vendiendo y comprando habitaciones o transacciones mediante contratos escritos en servilletas de bar; pero no son el colectivo de extranjeros desamparados, también ocurre con colectivos diferentes de ciudadanos autóctonos que manejan mafias organizadas, personas que se valen de los más pequeños para dar una patada a la puerta de cualquier vivienda desalojada por motivos personales perteneciente a un ciudadano honesto y dejando inexplicablemente los inmuebles propiedad de fondos buitres o entidades bancarias ajenos a estos actos de ocupación ilegal.

Las leyes son un poco extrañas, manifiestan ser justas aunque muchas veces fallan, los pronósticos desquician a los propietarios y la burocracia se encarga de hacer el resto hasta pasado un largo periplo de penurias administrativas poder hacerse con el uso de su vivienda. Todo esto no se deriva exclusivamente del índice de  desempleo, el aumento de casos de delincuencia provocados por personas de calañas diversas, protagonizado por individuos de oscuro pasado, peor presente y futuro al lado de un centro penitenciario, sean o no extranjeros,  se alejan en motivos de aquellos que se  encuentran en la calle angustiados ante la vida, esperando que les de otra oportunidad y les haga reconducir sus familias en un hogar al que nuestra Constitución alude como derecho fundamental. Por el contrario los hay que se benefician en la libertad de sus actos y la mala fe de sus acciones ¿Cómo es posible que alguien que apuñala a una persona indefensa para hacerse con su teléfono móvil o unas monedas en el bolsillo se encuentre en la calle antes de que el herido haya salido del centro hospitalario? ¿Qué adolescente puede ir tranquilo en el metro sin ver la mirada lasciva de un asqueroso individuo frotándose los genitales? ¿Cómo proteger a nuestros hijos del acoso escolar dentro y fuera de los centros de enseñanza? ¿Porque no se busca de una vez por todas solución a la violencia de género a pesar de que la afectada no practique denuncia alguna tras ser agredida? ¿No es mejor secar la frente del sudor del trabajo en pos de una sociedad más justa y solidaria, más comprometida y cívica que el rostro inundado de lágrimas? Pues todo esto se resume en educación, en una tarea practicada desde el comienzo en el cual un nuevo miembro de la sociedad comienza a construir su personalidad en las aulas, donde entra en convivencia con otros individuos e interactúan a diario; es el primer escalón a superar para que los medios resulten provechosos  de visualizar en un futuro próximo.

No olvidemos que al igual que los osos, comenzamos a ser peligrosamente vulnerables de considerarnos seres en extinción, aunque en nuestro caso, seamos nosotros mismos los que estamos ayudando a esa destrucción y no los pobres plantígrados que solo quieren sobrevivir dignamente.  Tanta es la desidia para con la saludable supervivencia del aire en los pulmones que hay quienes por el mero hecho de defender otro color de partido o una ideología diferente, se dan con los tubos de escape en las narices antes de ver con buenos ojos que traten de proteger la respiración de sus congéneres; patética aptitud la del que no ve más allá de sus propios intereses.

Ante semejante profusión de incongruencias de la actualidad social me intriga la manera de actuar de algunos dirigentes ya asentados en el Congreso, algún inconveniente deberían de tener las definiciones o jeroglíficos inventados con los que despreciar la política de casta cuando ahora están integrados en ella; lo que no parece consecuente es utilizar a Matrix, esa especie de héroe o ser social extraño para muchos y que otros ni siquiera conocen de nada para utilizarlo como inspiración en favor de quien resulte más adecuado. Y es que hay formaciones políticas que parecen estar diseñadas para gobernar a personas de su misma influencia cinematográfica, sus gustos musicales o su cadencia filosófica aplicada a las nuevas tecnologías y se olvidan de algo importante, Paco Martínez Soria aun está en la retina de los abuelos, Sancho Gracia fue Curro Jiménez en la época de sus padres y a veces, tan sólo a veces, algún que otro se ha atrevido a tragarse los ejercicios fantásticos de Harry Potter o las peleas a brazo partido de Juego de Tronos. Gobernar para todas y todos es hacer buen uso de la política, intentar hacerlo por narcisismo sobre algunos colectivos poco insertos en la dinámica de las redes es desabastecer posibilidades de electores que son escépticos a esas formulas digamos novedosas, pero que al fin y al cabo siguen siendo tramas de otro color diferente u otra clase de formato para enredar al votante y no ver que siempre es lo mismo, pero vestido de diferente trama, más o menos sedosa.

Está claro que en la sociedad actual, en la que  la información no siempre brilla por dejar en un lugar privilegiado el conocimiento, ni siquiera donde más se le presume, todo se presupone o analiza por números que se dicen consistentes; de ahí la importancia de la educación y el aprendizaje; inmersos en un desenfrenado avance hacía un futuro desconocido creemos que dejar en la más absoluta obsolescencia a ciertas tareas laborales es avanzar sin remedio en la desaparición de las mismas, menospreciando la formación de quienes aún tienen una más que prolongada actividad laboral derivada de su edad lejana para la jubilación, máxime cuando la nueva perspectiva de los gobiernos es trasladar a una edad más longeva la vida del trabajador. Resulta por tanto inapropiado sacar a la luz versiones desfavorecedoras y cargadas de pesimismo social con la única intención tal vez de versar sobre las estadísticas elaboradas por colectivos que buscan crear ansiedad o variar el rumbo de la enseñanza, cambios en la manera de educar a las nuevas generaciones, aunque por otro lado recurrente y necesario en el avance de la sociedad pero tratado con prudencia, positivismo y cuidado con esmero.

Juan Antonio Sánchez

Publicado en : http://www.infonortedigital.com/portada/opiniones/item/55069-mas-de-mil-preguntas-sin-una-sola-respuesta

 

A la tercera va la vencida

Pasa el tiempo, y notas como esa mejora de la que tanto se nos habla no termina de palparse en estos rutinarios ámbitos de la sociedad, por los que transcurre el día a día de la gran mayoría de nosotros. Con anhelo y como los demás esperas ese amanecer donde el descenso masivo del número de desempleados, la reducción de impuestos o la percepción de un estado de bienestar consolidado, fuese la noticia de portada de ese periódico vespertino que todas las mañanas, y como con ánimo de amargarte el desayuno, te espera irónico en la barra de ese bar donde a diario la ingenua esperanza, se reencuentra con la verdadera realidad. Pero pasas una hoja, otra, y con la siguiente sientes como tú cabeza comienza a rememorar aquel programa  de Madrileños por el mundo donde uno de por aquí tras emigrar a la Conchinchina, vive ahora feliz  apartado de todo este galimatías. Poco a poco, y seguramente fruto del efecto de la cafeína que ya corre por tus venas, te vas viniendo arriba porque ¡es cierto!, a ti, eso de aprender idiomas nunca se te ha dado mal, y oye, ¿por qué no probar en otro sitio?, lo mismo la actividad que realizas resulta hasta innovadora por aquellas insólitas tierras.

Sin embargo, quizás seducido por el incomparable sabor de ese aceite de oliva nuestro que con tanta alegría has derramado por toda la tostada, recapacitas dándote cuenta de que eso de la huida te separaría de esas tantas y tantas cosas buenas que por aquí encontramos, y que perderlas por un grupo de gente quienes faltos de toda consideración y respeto juegan con nuestro destino a sus anchas, te suena totalmente grotesco.

Pero también quizás sea ahí, donde comienza la equivocación. En ese momento donde harto de leer tanta injusticia y abuso, cierras el periódico eligiendo el modo de actuar contra todo eso más fácil para todos. Cuando eliges el camino de la resignación, de la aceptación sin reproche en donde y  como mucho, tú mayor esfuerzo será comentarlo con el mejor tono despectivo que puedas articular con ese otro quien a tu lado, empieza a sentir como se le va atragantando el donuts según lee esas mismas noticias que a ti momentos antes, ya te dejaron la moral por los suelos y el genio encendido. Subirte a la barra de este bar y pedir que nos echemos todos a la calle esperando que eso ocurra, no deja de ser una utopía. No descartes que yo fuese el primero en pensar que salir a dar voces, los cuatro que vamos a salir, ahora mismo no sería más que otra forma tonta de perder el tiempo. No obstante, esto no funciona y con ello, considero que llegados a esta situación por la que atravesamos, ya todos tenemos nuestra parte de obligación en tomar cartas en el asunto. Y esto es lo que nos lleva a  que pensemos en  volverlo a intentar.

Seguro de estar en el lugar idóneo y rodeado por la gente propicia para ello,  yo voy a  involucrarme en esa intención en la cual y ya desde bastante tiempo atrás, fundadores y afiliados de este partido vienen trabajando. Vamos a intentar, sumándome a ese esfuerzo, conseguir como primera meta dotar al ámbito político de esta ciudad de una opción más. Un espacio  en el cual eso de hacer política se haga de un modo distinto. Adonde si tú al igual que yo sientes la responsabilidad de hacer algo, tengas el cómo y el  donde ponerte a ello. El emplazamiento donde concurramos todos aquellos que partiendo del sentido común, queremos ver a este nuestro país cambiar y avanzar.

Si sientes indignación por el trato de esa  inhumana indiferencia que se le está dando a la persona como tal, privándola en muchos casos de sus derechos más fundamentales.

Si quieres participar en proteger nuestras costumbres y tradiciones de ese feroz ataque de aquellos que al parecer, consideran que nada de lo que nuestros padres, abuelos y demás construyeron, defendieron y creyeron tiene validez alguna, ni son dignas de ningún tipo de apego.

Si coincides en que dedicar medios y esfuerzos para intentar borrar parte de nuestra historia, primero lo ves como una sin razón puesto que precisamente esa siempre ha sido y será nuestra historia, y segundo, porque consideres que actualmente existen problemas que demandan una más pronta y exhaustiva dedicación, que el pretender enterrar el recuerdo de tal fecha,  de tal señor o de tal señora.

Si no entiendes como esos que en su día podríamos decir que eran “cuatro amiguetes“, hoy en día, y tras ser apoyados desde el propio gobierno, hayan conseguido llegar a  someter a toda la gente de una provincia a una condición de tal sumisión en donde o apoyas una independencia nada beneficiosa para ellos, o serás señalado, multado u hostigado desde las propias instituciones.

Si todavía piensas que puede darse una justicia justa, exenta de tomar obligadas decisiones partidistas.

Si tú como nosotros que a lo peor de forma ilusa, todavía crees que esta España democrática amparada por esa Constitución que aún conformes en que precisa de la necesitada modernización, inclusión o exclusión sobre algunos de sus puntos, sigue siendo una forma de Estado idónea.

Si consideras estos puntos ridículos porque opinas que son más las cuestiones en las que tendríamos que involucrarnos y no aparecen, pero tú no te ves participando personalmente en nada relacionado con política, tranquilo, como te decía antes no voy a pedirte que te eches a la calle, ni tan siquiera que te levantes del sillón. Solo permíteme comentarte que un reducido número de personas vamos a intentar poner en marcha aquí, en la ciudad de Madrid, la idea de este partido. Decirte que esta es la tercera vez que lo vamos a intentar, pero que ahora ya conocedores de los errores que cometimos en un pasado y que dieron con nuestra ilusión al traste, volvemos con la lección aprendida y las pilas muy cargadas.

Con ello comenzamos como primer objetivo una campaña que consistirá en dar a conocer al mayor número de personas posible, la existencia de esta idea. Confiamos en ir encontrando las personas que sí estén dispuestas a dedicar parte de su tiempo libre en ayudarnos a consolidar tanto en Madrid como en otros lugares este proyecto.  Para mí, ahora mismo ya es un éxito que hayas llegado hasta esta página y ahora estés leyendo este escrito. Solo te voy a pedir una cosa, que mantengas en  tú ordenador, tablet o móvil la dirección web de este partido, y que cuando tú lo consideres, nos sigas. Hay muchas maneras de colaborar, de implicarse en algo, y vamos a intentar contar contigo de la forma que tú quieras hacerlo.

Antonio Pérez Praena.

Los caminos del progreso son pedregales de conspiraciones anónimas

Es sabido que cuánto más tienes más deseas, es uno de los miles de factores que juegan en contra de la coherencia humana; sin duda pasaría desapercibido si esta tesitura la pusiésemos alejada de la realidad en la cual nos estamos viendo inmersos como consecuencia de nuestra pertenencia a un organismo de defensa como la OTAN. En está ocasión el nuevo presidente caído en gracia para el capital y venido a sorprender con sus políticas bélicas es el causante de un cierto temor proveniente de la inyección de dinero que quiere aportar a sus fuerzas militares y de cuya cantidad se sirve mediante los recortes en renovables o la intención de gastar menos dinero haciendo a los países integrantes aumentar sus provisiones. Es nítidamente apreciable que el causante de tanta polémica en los medios se siente a gusto con sus políticas, que significa mantener a la prensa internacional sometida a continuos varapalos e incluso a la estadounidense, a estar sumamente atenta a su dedo pulgar en las redes, una herramienta de gran aceptación en sus modos de dar toques rítmicos e impopulares a diestro y siniestro.

No importa que el mundo se quede sin materias primas, no deja atrás títere con cabeza y se siente agraciado con una designación que comienza  a ser impopular en su país; el aire no lo utiliza nada más que para bucear en las vidas de los demás, en los micrófonos pulcramente colocados en su Casa Blanca y pequeña, como dijo su esposa Melania por si algún desalmado osa grabar algún díscolo comentario marital. Sorprende el calado proteccionista que ha insuflado a su política, el odio atroz a los desplazados por unas guerras que en muchos casos han estado alimentadas por sus oscurantismos estratégicos y trata de decir a las mujeres lo que deben hacer en caso de quedarse embarazadas, el aborto estará prohibido salvo en raras excepciones. Puede que el miedo que esté señor tenga es el de quedarse sin ciudadanos o ciudadanas estadounidenses de pura raza, tener que ir tirando de las mezclas de otras razas no parece coincidir con su modus operantis ni su idealismo xenófobo.

Estamos apañados con las momias políticas que nos han tocado en suerte, no sólo del lado americano nos inducen a pensar en una rápida limpieza de personajes que deberían estar ya en sus tareas como pensionistas privilegiados o privilegiadas; el zafarrancho tendrá que comenzar en algún momento porque ya sabemos que las sociedades tienen el compromiso de avanzar hacia un nuevo modelo político reservado para el progreso de las mismas, no quedarse varado en la antigualla imagen de los que ya han hecho bastante por nosotros e incluso buena parte de los cuales más daño que favor. Las ideologías radicales y extremistas han tenido un cierto relanzamiento provocado por la crisis de personalidad social que muchos países han  sufrido a lo largo de la recesión económica a la que hemos estado sometidos. Ahora toca volver a poner sobre el damero las fichas de la coherencia y el sentido común y lanzar al bidón del reciclaje todo aquello que no nos valga como orientativo o perceptible de recoger alguna norma aparente; no dejarse atrapar por el conformismo de creer que todo está pasando, que el resurgimiento del sistema y el renacer del empleo lo tenemos ahí delante, que sólo es cuestión de un poco más de tiempo volver a gozar del privilegio de una sociedad relevante y justa.

Sería caer en un craso error dar por acabada una crisis y conformarnos con las migajas de un capital lo suficientemente protegido en su burbuja de conectividades políticas que sería improcedente basarlo todo en la vuelta de la confianza en sus propuestas. La historia vivida nos debe de haber enseñado que fuimos lo bastante ignorantes como para no ver las estrategias del capitalismo, cansado de servir al ciudadano dándole céntimos a euro a partir de 2006 se volvieron en su contra, favorecidos por la decadencia de los mercados internacionales expusieron la dinámica de un rescate a la banca llamado aportación sin problemas al bolsillo ciudadano. En definitiva, establecer un nexo de unión entre la fluctuación de las Bolsas y el repunte de nuestra economía es una utopía malsana difundida por defecto en el entorno de un Gobierno demasiado conservador y austero. Los números mandan, al igual que esos céntimos en las huchas de los hogares, se siguen quedando exiguos a las necesidades primarias o los recursos básicos de una sociedad decente; mandan las listas del INEM, el indecoroso proceder de La Patronal, la insuficiente aportación de los trabajadores por cuenta propia agobiados por los pagos y preocupados de sus jubilaciones futuras por tener que pagar la cuota más baja y que las cuentas le cuadren; mandan las necesidades sociales de una ley de Dependencia tan endeble que apenas es capaz de soportar una ridícula aportación al colectivo para el que fue creada; mandan las tasas de los centros universitarios, los máster inventados para recaudar más dinero a las arcas del Estado; mandan la escasa o nula percepción de que las becas de comedor o las guarderías son un lujo al que muchos ciudadanos y ciudadanas no llegan para pagar y deben protegerse bajo la figura de los abuelos cuando estos tienen su derecho al descanso y el ocio bien ganado; mandan los precios desorbitados de las residencias geriátricas, el insultante cobro de infames cantidades a las que la mayor parte de las familias no pueden hacer efectivas y quedarse al cuidado de sus ancianos con la pérdida de bienestar consabida; manda el derecho de los pensionistas a obtener una pensión digna, coherente con el IPC, suficiente para vivir adecuadamente y tener acceso a las necesidades más básicas sin miedo a encender la luz de sus hogares o la calefacción para calentarse en invierno; manda la seguridad de nuestros mayores en ese sentido, la muerte de decenas de ellos producto de un desentendimiento de las autoridades debe ser causa de reflexión para tiempos posteriores, no puede morir una persona por calentarse mediante una estufa primitiva toxica o el manejo de un aparato calefactor en mal estado, eso deberían hacérselo ver las grandes empresas productoras de energía a las que les tendría que dar vergüenza asistir a estos desenlaces.

Mandan tantas cosas que apenas me da tiempo a apretar las teclas de mi ordenador, mi mente es más veloz que el tiempo que necesito para dar sentido a las palabras; mandan las pruebas, las normas, el trabajo de los representantes públicos elegidos democráticamente para solventar los problemas de la sociedad, no tener que disponer de tiempo cada vez que las cosas sufren un revés en asistir a los colegios electorales, las asambleas no son una pasarela de cerebritos, ni un teatrillo en el que poner sobre el atril los refranes más burlescos; la desconexión a la que quieren sumarse los catalanes es algo tan inviable como desacertado, además de costarle dinero a las arcas del Estado y por ende a todos los ciudadanos y ciudadanas del mismo. El que quiera hacer ensayos de laboratorio político que lo pague de su bolsillo, ya está bien de dar dinero a quienes se creen tan ufanos de mandar representantes diplomáticos personalizados, embajadores que usurpan la labor de los oficiales o la seguridad de un acto ilegal.

Juan Antonio Sánchez Campos

Page 2 of 20«123456»1020...Last »

FACEBOOK

TWITTER

ÚLTIMOS COMENTARIOS

    POST MÁS VISTOS

    SIGUENOS

    DOMICILIO SOCIAL

    ORGANIZACIÓN TERRITORIAL

    Canarias Ceuta Melilla Andalucia Castilla la Mancha Extremadura Madrid Baleares Murcia Comunidad Valenciana Cataluña Aragón La Navarra País Vasco Cantabria Asturias Castilla y León Galicia