Por una firma se empieza

Parece ser que la distancia y el tiempo impiden llegar a profundizar en el sistema político de nuestro entorno, más bien diría que son las cuestiones que salen a la luz la única versión capaz de verificar si una cosa es cierta o por el contrario, se difumina en el infinito de nuestra ignorancia. Teniendo un punto fijo como referencia absoluta de todo y manejando la teoría de la relatividad que hace un siglo elucubro Einstein sacamos nuestras propias conclusiones sin frivolizar demasiado para constatar la irrealidad de un Gobierno ausente de sus responsabilidades

Así las cosas, el paso del tiempo constata dicho parecer, demostrándonos que la desaparecida imagen del Presidente del Gobierno en debates públicos con los que desarrollar su programa a la ciudadanía observadora, dedica ese tiempo en acudir a programas de radio o audiovisuales con el propósito de diseñar una imagen ficticia de locutor en retransmisiones deportivas e invadiendo la dignidad de los españoles con semejantes actos.

Se ha puesto de moda la demostración banal de que los representantes políticos que aspiran a gobernar España son ciudadanos normales, divertidos o esposos ejemplares, dejando a un lado la única exigencia de los votantes, la de mostrar su calidad como futuro mandatario de un país escéptico a las ridículas excentricidades  de sus políticos y alejados de su confianza por méritos propios.

Ni tan siquiera la incongruente amenaza a la que nos enfrentamos con el terrorismo sirve como alianza entre todos los integrantes de las diferentes formaciones políticas inmersas en las cercanas Elecciones Generales de un mes cargado de sueños y esperanza en el año venidero; por el contrario, los que más se mezclaban con los ciudadanos, engrandecidos por la mala imagen de corrupción de los partidos emblemáticos, entienden inútil la reflexión de los dirigentes del continente y se cruzan de brazos en las conversaciones sin atisbo de bajarse a la realidad palpable de que sin la alianza de todos nada es plausible de dar soluciones al problema. Otros, por el contrario, ni se molestan en asistir a la mayoría y dejan vacío el lugar donde estampar su firma contra el terror al que nos enfrentamos a diario con la amenaza del sinsentido en el horizonte.

Y es que sin que sirva de precedente, al menos una vez la gran mayoría de representantes aboga por un Pacto de Estado con el que proteger a los ciudadanos de las amenazas a las que están sometidos a diario por un fanatismo sin parangón en los últimos años. No es que sirva de demasiado el atender a una ideología partidista a cambio de desaparecer de la mesa común en la que estampar su aprobación para la creación de ese escudo de salvaguarda pero al menos, la intención de los partidos que debe primar sobre todo lo demás deja relevancia de sus deseos. En fin allá cada cual con su peinado, al que le guste el traje que se lo ponga y al que deja a un lado la responsabilidad de sus afiliados le sirva de provecho ¿o el día 21 le valdrá de  algo su gallardía? Ya veremos.

No hay por otro lado duda alguna de que nunca mejor usado nuestro refranero “las cosas de Palacio van despacio”, pues es así como el Presidente Rajoy persiste en Moncloa con su desgana a acometer proyectos de defensa con el resto de aliados europeos; la cercanía del 20-D le hace tomar con precaución posibles compromisos de los que teme arrepentirse ante la proximidad de los votos. Más fácil lo tienen los socialistas, apeados del poder con la crisis en apogeo de la que con esa “herencia” tantas veces proclamada por el Partido en el Gobierno, aspiran a desbancar de la primacía conseguida por el efecto de dicho caos económico a la política de austeridad; ni tiene tampoco nada que perder el partido que sigue emergiendo a costa de los insatisfechos pues, a la vista de los estudios analizados se pronostican como medalla de bronce en la gran olimpiada de una regeneración política ya esperada hace años.

Publicado en:

http://leonoticias.com/frontend/leonoticias/Por-Una-Firma-Se-Empieza-vn190559-vst232

http://www.madridactual.es/madrid-blog/espana/por-una-firma-se-empieza

http://www.noticiasgalicia.com/index.php/tribuna-abierta/25659/por-una-firma-se-empieza

http://www.infonortedigital.com/portada/opiniones/item/43760-por-una-firma-se-empieza

Juan Antonio Sánchez Campos

Nuestras condolencias por los atentados de Paris

Desde El Centro queremos unirnos al dolor de la sociedad francesa tras el nuevo vil atentado terrorista sufrido así como dar nuestro más sentido pésame a las familias de las víctimas mortales y los heridos, deseando su pronta recuperación.

Una vez más tenemos que hacernos fuertes ante la proximidad de cualquier acto sin sentido causado por quienes entienden la violencia y la barbarie como única forma de satisfacer unos ideales que en nada tienen que ver con el deseo de la mayoría de la sociedad islámica.

El Centro

Análisis con demasiados dígitos

Debe ser que los estudios del Centro de Investigaciones Sociales (CIS) superan a la realidad que oímos, hablamos o vivimos en la calle, en los mercados, en los corrillos de las plazas, en los centros de salud, en las tertulias de pensionistas o en los campus universitarios de nuestro país. Debe ser que el estudio tenga parámetros diferentes a los que pensamos que es un análisis detallado de lo que la sociedad opina o puede simplemente, que el miedo sea más que la propia iniciativa de generar un cambio político en España distinto al que hasta ahora hemos tenido sin preocuparnos de nada.

Sea de una u otra forma, la verdad que nos analizan los teóricos encargados de manejar datos supera con creces a lo hasta el momento sentido en el amplio abanico de los colectivos sociales, dotando al actual Gobierno con una más que generosa dosis de votantes para asegurarse una nueva legislatura el próximo 20-D; algo que deja escéptico a más de uno y que resulta alarmante al dar una imagen de conformismo en la ciudadanía aspirando a volver a tener la oportunidad de regresar al status social y económico que nunca vendrá de la mano de un partido con ideologías afines al capital.

Aunque la sorpresa siempre está presente en estos casos, lo de estimar el voto o que este suponga el resultado directo van un buen trazo de incógnitas, variables, sumas y restas al unísono en el último escalón de acceso a las salas electorales de cada punto en concreto. No quiere decir que los analistas sean meros usurpadores del pensamiento ciudadano abordado en cualquier sitio o por medio de una llamada telefónica a la hora de comer, sencillamente son estudiosos de probabilidades que en cualquier momento cambian como el clima otoñal de una soleada mañana a una tarde taciturna con vientos en contra.

Y es que a cualquier interviniente en la decisión de voto le extrañan estos resultados a la vista de la poca confianza que el actual Presidente Sr. Rajoy desprende en la sociedad; la incredulidad ante tal estudio es por tanto lógica, si más del 60% no se cree ni una palabra de los discursos del líder popular no es entonces presumible que la certeza de estos análisis sea demasiado probable.

Es evidente que en la casilla de salida para comenzar una carrera alocada por el poder en nuestro país tenemos que adecuarnos a la imagen de los candidatos sin atender el famoso refrán de “el hábito no hace al monje”, chascarrillo frecuente de nuestra cotidianeidad pues, “a las pruebas me remito…,” con la evidencia versátil de estos; desde la austera figura de los actuales ministros  a la coleta al estilo universitario de los ochenta, pasando por el escrupuloso traje y corbata hasta llegar al “pijo” o “perita” de décadas pasadas, logramos establecer un panorama de lo más sugerente; incluso las decisiones de algunos representantes en regiones con aspiraciones a engrosar un hipotético gobierno de ser ganadores se nos vuelven atípicas a las primeras de cambio, con militares que completan listas de formaciones de izquierda “moderadamente” volcadas al centro, hasta generales de gobiernos anteriores en las filas (no pelotón) de un partido de izquierda en su más estricta definición.

Vamos, que el osado al cual no le parezca una buena oportunidad de no llevar a cabo su condición de ciudadano demócrata por no tener donde elegir, es poco probable; máxime ante la relevancia de sintonías diferentes, de calado distinto y de posiciones diversas a las que tenemos acceso antes de acabar con el mazapán y esperando que el roscón traiga la sorpresa de un futuro mejor para todos los españoles.

Publicado en:

http://www.madridactual.es/madrid-blog/espana/analisis-con-demasiados-digitos

http://www.infonortedigital.com/portada/opiniones/item/43237-analisis-con-demasiados-digitos

Juan Antonio Sánchez Campos 

Secretario General de El Centro


Restauraciones sociales de carácter urgente

Cuando la identidad resurge del ostracismo en el que ha estado inmersa a causa de la prolongada difusión de aspectos relativos a la idoneidad del ser humano con respecto a otros seres humanos venidos de diferentes partes del mundo, es sabido el descontrol que dicha protección de la identidad  revierte en una difícil búsqueda en nexos de unión que aporten equilibrio a una confrontación presumible en los primeros momentos de desconocimiento por la falta de estrategias y programas que reviertan en una solución más o menos rápida del conflicto en el que se puedan ver enfrentadas de no ser así, las diferentes culturas y sociedades venidas a cohabitar en un espacio provechoso para las partes.

Los conflictos en los que los individuos conviven con el miedo, provocado por la intervención de unos líderes infectados de poder e inmunes al sentimiento piadoso se hacen cada vez más visibles en continentes sean o no modernos en tecnología, líderes en economía o potentes en sus mercados; todos sufren del mismo mal, el poder más que el vecino o el de tratar que nadie usurpe su potestad creyéndose salvaguarda de los derechos a los que los ciudadanos de cualquier rincón del mundo, por muy alejado o recóndito que sea, tienen legitimo acceso.

El interés por no renovar normas establecidas desde tiempos inmemoriales es tan patente en las diversas sociedades del Planeta que apenas se oyen voces comprometidas de algún mandatario que no sean acalladas por el resto de los que dentro de un entorno cercano, presumen de fortaleza infligiendo con sus posturas daños irreparables a los ciudadanos que habitan en el lugar donde ejercen con total impunidad sus deseos e inmunes a los daños originados a la población por su gobierno.

Las sociedades se enfrentan en una dinámica difícil, ver como algunas son incapaces de progresar ante la muralla construida con el afán de que desistan de su empeño por demolerla mediante conocimientos venidos de los recursos en educación de la que están desasistidos, revierte en aquellas otras sociedades identificadas como emergidas del poder económico que les otorga la libre demanda de derechos de aprendizaje por su posición dentro de países modernizados alejados de esos otros nombrados de una manera enjundiosa como tercermundistas; mejor sería llamarlos por el verdadero significado que les otorga su exclusión como sociedades pobres, supervivientes por puro instinto.

La teatralidad con la que los mandatarios del mundo “civilizado” tratan al resto de sociedades por su grado de modernización en progreso tecnológico y el valor económico que ello conlleva es realmente insultante cuando en la otra parte se presentan culturas ricas que no tienen los mismos medios para competir en conocimientos pero que aun sufriendo las calamidades de sus gobernantes reniegan del sufrimiento y siguen buscando un lugar en este mundo capaz de compensarles y admitirles insertándolos en sus mismos colectivos por diferentes que sean sus capacidades.

La solidaridad sin decir más, la libre adopción de ciudadanos venidos de otros lares sin tener que hacerlo por esos motivos obvios de los que hablan en sus normativas los representantes occidentales, sacar provecho a la inmigración como las normas prevén es tener un enorme almacén de conocimientos preparado en cualquier momento para servirse de él; es mantener el contacto con el resto de sociedades integrantes de la pluralidad de esté mundo que no pueden desaparecer sin más en el agujero del olvido.

La productividad, ese bien social caído en dilema por algunos reglamentos de la normativa europea es causa de preocupación para sociedades integradas en un país dentro de un Estado; una producción acotada que nutre de leche las alcantarillas, las carreteras de frutas y verduras, las plazas de algunos municipios donando lo que en los mercados cuesta varios euros adquirirlo por recibir quién con esfuerzo los saca de la tierra u ordeña las ubres de las vacas con cariño es sencillamente humillante para las sociedades que no tienen un trozo de pan duro que llevarse a los lastimados labios en unas bocas sin dientes y unas barrigas hinchadas. La afrenta continuada degenera en abandonar a su suerte a miles de niños que apenas recién venidos a respirar este mundo, dejan de hacerlo a causa de las innumerables faltas de recursos del entorno en el que tuvieron la desgracia de nacer.

Millones para las televisiones, más para los equipos deportivos y montones de euros para los protagonistas del espectáculo; musicales repletos tras horas de espera en tiendas de campaña para adquirir una entrada a cambio de unos pocos de euros con los que varias familias de esas sociedades miserables tendrían para comer unas pocas de semanas; lujosas cenas de negocios en las que se brinda con botellas de valor superior al que un pueblo entero le sobraría a la hora de comer; trajes de gala para agasajar a invitados de honor entre naciones, recepciones de una hora cuyo precio oscila entre unas semanas de pan con caldo caliente o un par de meses a base de nutrientes suficientes con los que sobrevivir una aldea; derroche en definitiva, gasto extremo para cuestiones sin otro objetivo que el de aparentar más que el invitado o dar mejor imagen que la de un  compañero de reparto o ser el galán perfecto de una noche mágica que tan sólo es un momentáneo paseo por una historia sin historia. Lo mismo que esos colectivos que mueren en la noche por una ola imprevista o por el sol que arrasa sus cabezas dentro de un pequeño pedazo de goma hinchada; momentáneo es el flash de la cámara fotográfica de los reporteros paparazzi  y momentáneo es el balbuceo que llena de agua salada la boca de quien será un futuro cadáver flotando a la orilla de cualquier playa, en la que tan solo será un número más que añadir a la no historia de no ser contada por vergüenza de los hombres.

¿Tétrico, fúnebre, malicioso, exagerado o demasiado crudo? No, es real, como lo son las cenas de recepción y homenaje que se les dan a esos mandatarios que dejan morir a todos esos seres desgraciados. Pero tan indignante como ellos son los que les otorgan el privilegio de sentarse a la misma mesa para compartir los manjares y saborear las bebidas. Todo esto tendrá que terminar algún día, nada es para siempre ni los dictadores eternos. La eternidad no existe pero la historia prevalece y está lleva demasiados años demostrándonos lo mismo, el ser humano en sociedad es cruel con sus semejantes cuando tiene el poder en la mano, el ser humano no se caracteriza por la valentía cuando se siente desamparado y se convierte en presa fácil de convencer con mentiras y promesas que luego se evaporan como un flash trucando después la foto.

Publicado en:

http://www.noticiasgalicia.com/index.php/tribuna-abierta/24008/restauraciones-sociales-de-caracter-urgente

http://www.madridactual.es/madrid-blog/otros/internacional/restauraciones-sociales-de-caracter-urgente

http://www.infonortedigital.com/portada/opiniones/item/42409-restauraciones-sociales-de-caracter-urgente–

Juan Antonio Sánchez Campos

Secretario General de El Centro

Coletazos de rebeldía

El arzobispo de Valencia cardenal Antonio Cañizares, tiene el mal “hábito” (no de su vestimenta) y la boca demasiado ligera al permitirse el lujo dialéctico de decir en voz alta que la miseria en España es pasado, que eso de estar los túneles llenos de individuos excluidos de la sociedad en aumento o las calles despejadas de mendigos ocupando buena parte de las principales calles de muchas localidades de nuestra geografía es pura envidia a un Gobierno que ha sido capaz de llevar a cabo políticas de austeridad, las cuales han válido para el repunte económico de nuestro país. ¿O esté personaje está abducido por los favores del excesivo catolicismo de algunos populares o, por el contrario, ha visto la luz en el túnel para satisfacer los deseos de la Curia en seguir su total desafección en el pago de impuestos al erario público por los bienes acumulados durante siglos? No es de buen cristiano tratar de ocultar la pobreza del alma con la riqueza abundante en la que otros viven sin decoro siquiera para disimular su opulencia deberíamos decirle a esté emisario de Dios en una Tierra que pisa con zapatos de suela gruesa.

Los refugiados se han convertido en una pesadilla para la Iglesia, la curia se pone nerviosa ante el ascenso del número de inmigrantes que vienen huyendo de la guerra y los máximos dignatarios que fueron nombrados parroquianos mayores advierten el peligro al acecho de caer el catolicismo ante el desproporcionado número de migrantes venidos de tierras islámicas; musulmanes que desean volver a sus hogares son mirados con gesto receloso por obispos, cardenales, sacerdotes y hasta algún que otro monaguillo de una pedanía lejana cuando la realidad es bien distinta, el deseo por volver a sus países reina sobre su intención de convertirse a la doctrina católica ganadora hace siglos en la llamada Guerra Santa para acabar con los infieles. Un poco desproporcionado es el amigo Cañizares en sus declaraciones, aunque más bien se diría que tan solo atiende a su disposición de ceguera absoluta con los problemas de la calle y convierte a Cáritas en la mentirosa uniformada que muestra estadísticas de miseria. La Iglesia y Caritas, siempre de la mano, son ahora opositores y contrincantes, unos con fundamento y otros al calor de los hábitos, las joyas y los opíparos platosen la mesa a diario. Salgan señores obispos de la mano de los gobernantes políticos y vean sin miedo la realidad que no conocen; salgan de las burbujas inmisericordes de su poder y traguen la pobreza de los ciudadanos autóctonos y a esos otros que tenemos el deber de convertir en vecinos, aunque este deber proceda del sentimiento intrínseco de solidaridad ciudadana innato en nuestra sociedad y no por la ayuda de quién trata a Cáritas como aranero mediocre sin fundamento en sus análisis e incoherente con la realidad de la calle.

El ministro Montoro debe ser la persona más dichosa al mirarse en el espejo y ver frente a sus ojos la imagen de un personaje seguro de sí mismo y carente de complejos. Ensañado con todo aquello que no sea ininteligible como sus demoledores discursos en los que las cosas se saben porque se saben y son porque así las hace él y punto final, se atreve a despreciar todo lo que no sean sus propios alegatos, jeroglíficos insufribles que dejan con la boca abierta a más de uno que sin mirar su aspecto les suena a un tono desafecto con los ciudadanos que no son de su propia medida.

El decoro y la mesura no son cualidades de los representantes políticos a la hora de ensañarse con sus opositores en el Parlamento y no dudan mandar al psiquíatra a todo aquel al que se le ocurra llevarles la contraria ¿Pues entonces, que oposición es esa que ellos pretenden tras unas elecciones que les pondrán en el lugar que les corresponde? Habrá que reflejar en las páginas web del ministerio, diputación o municipio al igual que los ingresos de sus respectivos mandatarios, un informe médico que no aluda a enfermedades de carácter psíquico procedentes de no ser compatible con el cargo que desempeñan; todo eso a raíz de los desconsiderados modos del ministro de Asuntos Exteriores del actual Gobierno popular.

Tenemos leyes sujetas a debate, juristas con el pie cambiado que no atienden a normas fuera de las estrictas para cada caso en cuestión. Sin embargo, si la ley se sobrentiende justa y la justicia no es aplicada según capítulos, más de uno se cree en la posición de arremeter contra los Tribunales por entender que la ley no le ha sido aplicada como debiera. En fin, que eso de los poderes separados no se lo cree nadie con algo de sentido crítico despierto, la política se posiciona a la sombra del jurista, el jurista a las órdenes de la política y la legislación se aplica presuntamente según sean los poderes de grandes. Todo esto sin mención al posible objetivo del Presidente del Estado sabedor de los exiguos momentos que le quedan en el despacho de Palacio y trate de sacar de la escena política arrastrándole en su caída a quién no fue capaz de derrotar con las armas de la diplomacia que a un buen gobernante se le presumen.

La coraza de soberbia tras la que se tapan estos directores de una orquesta con el único sonido de los estómagos vacíos es tal que, a duras penas podemos advertir un poco de educación al traducir las reflexiones apropiadas y atajar a tiempo los insultos que se nos vienen a la boca y aparcamos en la comisura de los labios para soltarlos en silencio por sí además, son capaces de poner una demanda a la realidad más recalcitrante que la sociedad advierte.

Cuánto va a sufrir el ministro de Hacienda a partir del mes de Diciembre, las uvas se le volverán agrias en la boca y el espejo del egocentrismo se le vendrá encima, tal vez entonces comprenderá que con mirar a través de la ventana vera la tiranía de su austeridad proclamada y entienda que no se puede llamar mentirosa a una organización que apenas tiene tiempo suficiente de satisfacer las demandas ciudadanas o el café caliente de un mendigo atrapado en un pozo sin salida y envuelto entre cartones sobre los que se llega a leer la palabra “frágil” como si de una proclama social se tratase.

Apenas les queda tiempo para sincerarse con la ciudadanía a los representantes del Gobierno, empezando por su líder sin embargo, provocan las risas del mundo hablando en catalán lo que no aspiran en otro idioma que el de la ausencia de lealtad en sus formas a la vez que de manera soberbia como es de costumbre, se ponen a falsificar la verdad en imágenes basadas en poner como ejemplo la sanidad para engrandecer su programa electoral llevado a cabo durante la legislatura. Vino a raudales, tortilla española y taquitos de queso para brindar por una victoria que solo es de ellos, de su propia identidad, de su ideología atrasada y de una despedida sin aparente miedo a desafinar en campaña, manteniendo hasta el final su postura de malsana superioridad.

Publicado en:

http://www.noticiasgalicia.com/index.php/tribuna-abierta/24415/coletazos-de-rebeldia

http://www.infonortedigital.com/portada/opiniones/item/42725-coletazos-de-rebeldia

http://www.madridactual.es/madrid-blog/espana/coletazos-de-rebeldia

Juan Antonio Sánchez Campos

Secretario General de El Centro

Page 6 of 20« First...«456789»1020...Last »

FACEBOOK

TWITTER

ÚLTIMOS COMENTARIOS

    POST MÁS VISTOS

    SIGUENOS

    DOMICILIO SOCIAL

    ORGANIZACIÓN TERRITORIAL

    Canarias Ceuta Melilla Andalucia Castilla la Mancha Extremadura Madrid Baleares Murcia Comunidad Valenciana Cataluña Aragón La Navarra País Vasco Cantabria Asturias Castilla y León Galicia